Cuidado con los adjuntos en los correos electrónicos

Cada vez aparecen mas casos de infectación por virus informáticos que secuestran toda la información de tu ordenador mediante sistemas de encriptación imposibles de descifrar salvo que pagues una determinada cantidad de dinero antes de un plazo que el propio virus se encarga de señalar con una cuenta atrás.

El avance de los sistemas de seguridad mediante algoritmos informáticos, imprescindibles para proteger nuestras transacciones financieras online o nuestra firma con certificado digital, tienen a su vez un lado oscuro, y es que dichos avances se utilizan también para provocar daños de manera intencionada y con una efectividad demoledora.

Emails cuyo remitente parece ser una autoridad confiable -Correos, Policía, Hacienda,…- se convierten en un anzuelo fácil para muchos incautos que pican el cebo y descargan un archivo adjunto que acabará infectando su equipo y que, salvo pago a los ciberdelincuentes, hará imposible recuperar la información guardada.

1

La prudencia, el sentido común (¿crees que la Policía o Hacienda van a contactar contigo por email?) y una política de prevención (copias de seguridad en dispositivos externos, guardado de documentos personales en pendrives y no en el propio disco duro) se hacen cada vez más necesarias para no tener un disgusto y perder información valiosa y, en ocasiones, irremplazable.

Hay que crear conciencia de estas prácticas delictivas y hacérselo saber a todos los que utilicen el ordenador en casa (incluidos niños y personas mayores con poco conocimiento informático) o en la oficina.

El timo de “Activar Llamadas de Whatsapp”

“Una aplicación utiliza como cebo la nueva funcionalidad del Whatsapp y consigue cientos de miles de descargas que acaban suscribiéndote a un servicio de recepción de mensajes SMS Premiun, con un coste de hasta 40€/mes”.

Timo "Activar llamadas Whatsapp"

Como regla general, investiga un poco antes de descargar un archivo o aplicación sospechosa, párate a leer la letra pequeña, no sigas enlaces que vengan en cadenas de mensajes, ni ayudes a fomentar éstas compartiendo bulos y publicaciones que te animen a reenviar a todos tus contactos, porque en su gran mayoría sólo persiguen, como poco, capturar direcciones de email que luego serán vendidas a “spammers” para enviar correo basura.