Campaña Patrimonio 2014

No tan conocido como el impuesto sobre la Renta (por desgracia, opinarán muchos), el Impuesto sobre el Patrimonio es un tributo que, como el Guadiana, aparece y desaparece en función de promesas electorales y necesidades de financiación autonómicas.

Desde un principio (1978) se creó como una figura de carácter temporal y transitorio destinado a gravar la riqueza de los mas ricos de forma que pudiesen contribuir así al desarrollo del Estado.
Esta “temporalidad” se prolongó hasta 2008 cuando el Gobierno de Zapatero aprobó suprimirlo debido a que se aplicaba a patrimonios a partir de 120.000€ y se constataba que recaía principalmente en aquellos contribuyentes de clase media que no podían acceder a instrumentos fiscales más complejos para proteger su riqueza, reservados a mayores fortunas.

Patrimonio

 

Con el inicio de la crisis, se recuperó esta figura tributaria a partir de 2011 y se elevó la cuantía del patrimonio mínimo para declarar.
Este impuesto grava, actualmente, aquellos patrimonios de mas de 700.000 euros y. aunque estaba previsto su desaparición en 2013, necesidades de liquidez impulsaron al Gobierno a prorrogar su vigencia al menos dos ejercicios mas.

Recuerda que el plazo de presentación coincide con el de la Renta.